Soldadura sin ver los pines, o Cómo soldar QFN sin morir en el intento

30 enero, 2007

En este tutorial describo una técnica de soldadura que nos permitirá soldar esos integrados tan puñeteros que tienen los pines escondidos debajo del encapsulado y a los que no hay manera de llegar con el soldador de ninguna forma. ¡Ah!, y lo hago sin trampas, con herramientas que todos tenemos en casa.


Por un error de cálculo y un exceso de confianza, me ofrecí a soldarle a un amigo un chip que acababa de recibir (un MMA7260Q) porque él no encontraba la manera. Mi ofrecimiento se sostenía en mi experiencia soldando encapsulados SOIC y TQFP (ver artículo Tutorial paso a paso sobre soldadura SMD y TQFP) y como digo en un exceso de confianza no revisé la datasheet del acelerómetro de mi amigo.

A los pocos días me llegó por correo el susodicho chip y fue grande mi sorpresa al ver que era un QFN con los pines escondidos. Ante la tesitura de agachar las orejas y devolvérselo o afrontar el problema, saqué mi orgullo de machote ibérico y le metí mano arriesgándome a cagarla; pero bueno, salió bien y podéis verlo más adelante.

Lo primero fue hacer una plaquita zócalo para adaptarlo a formato DIP y que pudiera utilizarse pinchándolo en la protoboard o en cualquier otro circuito trought-hole. En esta foto véis la panza del integrado QFN y el zócalo:

A continuación estañamos ambas piezas, integrado y zócalo utilizando flux para que el estaño se quede sólo donde debe. En esta etapa conviene que quede una gotita de estaño con algo de relieve.

 Y ahora es cuando viene el truco del almendruco, no sé si fué más difícil conseguir la plancha o mantener la postura. Como puedes comprobar en la foto, la técnica es sencilla: se utiliza una plancha, de las de planchar la ropa, sí, aunque supongo que también servirán las de asar filetes, pero de esas no he probado.

Puse la plancha a tope de temperatura y, en un alarde de contorsionismo, la sujeté con las rodillas para dejar las dos manos libres, y deposité en su superficie el zócalo. Ahora hay que esperar unos instantes hasta que el brillo del estaño denote que ha fundido. Mira en la foto como ya estaba a punto:

Y ahora cogí el integrado con unas pinzas, lo embadurné de flux y lo coloqué encima en su posición correcta. Lo que más me costó fue ponerlo en su posición, sobre todo porque cuando acercaba la mirada para situarme casi me quemaba con la plancha.

Una vez situado en su sitio, lo mantuve presionado con las pinzas hasta notar como ese microrrelive de estaño que había dejado en los pines se fundía y cedía.

Y ya está, sólo queda probarlo y comprobar que todo está bien. Para asegurarme que las soldaduras quedaban bien hechas, volví a dar con flux en los laterales y acerqué la punta del soldador a las pistas que se meten debajo del integrado; supongo que el calor que se introduce por debajo contribuye a que ninguna soldadura quede mal o fría.

Vale, ya sé lo que estáis pensando. Seguro que creéis que está pegado con Loctite y lo del tutorial es un invento 😀

Pues mirad este vídeo, así saldréis de dudas.

Share

Etiquetas: , , ,